RSS Feed

Shenzhen, la aldea pesquera china que se volvió capital tecnológica

Comments Off on Shenzhen, la aldea pesquera china que se volvió capital tecnológica

September 12, 2014 by C@rløs QuizhpE

Sus 10 millones de residentes permanentes suben a 15 durante la temporada previa a Navidad.

Hace 30 años esta ciudad de 15 millones de habitantes casi no existía. Shenzhen era una pequeña localidad pesquera en la provincia de Guangdong, justo al norte de Hong Kong.Hoy no sólo es una de las que más rápidamente está creciendo en el mundo, es también un gigantesco centro tecnológico en ebullición.

Pero además, es sede de dos de las cinco compañías de teléfonos más grandes del mundo: Huawei y ZTE.

En esta ciudad se produce la mayoría de los teléfonos de China. Y China produce más de la mitad de los 2500 millones de celulares que se venden al año en todo el mundo.

Shenzhen es también uno de los puertos más grandes del mundo por tráfico de contenedores.

¿Cómo sucedió esta transformación?

Explosión económica

En 1979 Shenzhen fue declarado una “Zona Económica Especial”, la primera en China dentro de una nueva política de reforma y apertura.

La medida propició una rápida inversión multimillonaria, tanto de capital chino como extranjero.

“Quizás hace 10 o 20 años se podía decir que las compañías chinas eran seguidoras, pero ahora, como en ZTE, tenemos muchas tecnologías que lideran diferentes áreas”

Desde entonces la ciudad disfruta de una economía extraordinariamente dinámica.

“En todas partes se está construyendo”, describió el corresponsal de tecnología de la BBC Rory Cellan-Jones.

La inversión atrajo a miles de migrantes e impulsó la construcción de fábricas y viviendas.

Para mediados de la década de los 90 Shenzhen tenía tres millones de habitantes.

Ahora, cuenta con 10 millones de residentes permanentes, que suben a 15 durante la temporada alta de verano y otoño, cuando las plantas de producción apuran la producción para suplir la demanda de regalos electrónicos por Navidad.

Cultura de “arréglalo tú mismo”

Trabajadores en una fábrica de ShenzhenEn 2010 hubo un escándalo por el elevado número de suicidios en algunas fábricas de productos tecnológicos en Shenzhen.

Rory Cellan-Jones visitó una de las zonas comerciales de la ciudad donde los trabajadores de las fábricas de celulares van a comprar.

Según el periodista, uno de los sitios más interesantes es un enorme mercado interior lleno de pequeños puestos en los que se venden todo tipo de componentes electrónicos imaginables.

“Al parecer mucha gente aquí arregla sus propios dispositivos electrónicos”, comenta Cellan-Jones.

Así que alguien lo suficientemente experto podría fácilmente salir de allí con las partes necesarias para montar su propia computadora, y a muy bajo precio.

“Lo que nosotros experimentamos fue todo un ecosistema”

Joichi Ito, bloguero y fundador del MIT Media Lab

Según cuenta en su blog Joichi Ito, bloguero y fundador del MIT Media Lab, en la ciudad hay mercados enteros dedicados a “reciclar” un aparato electrónico en particular: un mercado entero para teléfonos, otro para computadoras portátiles, otro para televisiones, etc.

“Incluso puedes comprar teléfonos construidos totalmente a partir de partes desechadas”, comenta.

Todo un “ecosistema” tecnológico

Shenzhen fue donde empezó la reciente revolución económica china y bien podría ser el escenario en el que se desenvuelva el próximo capítulo: cuando las compañías con sede allí empiecen a competir al nivel más alto en innovación, y no sólo en la fabricación a bajo costo.

“Quizás hace 10 o 20 años se podía decir que las compañías chinas eran seguidoras, pero ahora, como en ZTE, tenemos muchas tecnologías que lideran diferentes áreas”, le dijo a la BBC Shi Lirong, presidente del gigante de teléfonos celulares ZTE.

La innovación es uno de los grandes retos que enfrenta China.

Pero ya hay toda una comunidad en torno al mundo tecnológico, de blogueros, hackers, diseñadores y emprendedores, que encuentran en este lugar un paraiso: un mundo de posibilidades y de oportunidades, que va más allá de la mera producción.

“Mientras que en general se ignora el derecho a la propiedad intelectual, los secretos y artes del oficio parecen compartirse selectivamente entre los miembros de una compleja red de familiares, amigos y gente de confianza”, describe Joichi Ito tras su visita a Shenzhen.

“Eso se siente como si fuera código abierto, aunque no lo es”.

“Lo que nosotros experimentamos fue todo un ecosistema”, describió.

Según el bloguero, igual que es imposible replicar un Silicon Valley en otro lugar, es igualmente imposible crear otro Shenzhen.

Ambos lugares atraen a cada vez más gente, recursos y conocimiento. Para Joichi Ito habría más ventajas en una cooperación que en una rivalidad.

Siga la sección de tecnología de BBC Mundo a través de@un_mundo_feliz


Comments Off on Shenzhen, la aldea pesquera china que se volvió capital tecnológica

Sorry, comments are closed.