RSS Feed

La amarga vida del Candy Crush

Comments Off on La amarga vida del Candy Crush

September 6, 2013 by C@rløs QuizhpE

Candy Crush es el juego social más popular de los últimos tiempos y hasta ahora es el más jugado en Facebook, tanto que ha superado a otros como la famosa granja Farmville, Plant vs Zombies, Tetris y más.

Pero, ¿por qué es tan adictivo?, y aunque algunos investigadores han tratado de dar una respuesta a este comportamiento, simplemente los usuarios no pueden dejar de jugarlo.

Emilio tiene 22 años y juega por las noches Candy Crush. Luego de cuatro meses de jugarlo, está por pasar el nivel 391.

Todo comenzó cuando en su perfil de Facebook, las miles de notificaciones de “alguien te ha invitado a jugar Candy Crush”  terminaron por fastidiarlo. Decidió que tenía que entrar para ver de qué trataba, pero confiesa que no le agradó.

Tiempo después, en alguna reunión observó que sus amigos estaban obsesionados y no podían dejar de jugar. Los caramelos y mentas le causaron tanta curiosidad que decidió jugarlo de nuevo.

Ahora no puede parar. Emilio confiesa que no se considera un adicto, y asegura que la clave para poder avanzar es planear bien la estrategia de juego. Hasta ahora no ha gastado dinero para avanzar de nivel o comprar vidas.

La adicción, en muchos casos reconocida por los propios usuarios que han tomado a broma su obsesión por alcanzar un nivel más o conseguir vidas y caramelos.

lavidadulce1

La historia de Omar es diferente, Omar se considera adicto al Candy Crush.

Luego de 6 meses de jugarlo y llegar al nivel 130 decidió cerrarlo y argumenta que ya lo “desespera”.

Omar, decidió jugar Candy Crush para “quitarse el estrés”. Lo jugaba a diario en ratos libres donde no tenía nada que hacer pero los niveles fueron avanzando a la par de su adicción.

Aunque no usó trucos ni gastó, llegó al punto de pedir a sus amigos “por favor, pásame este nivel”.  Confiesa que tardó casi tres meses para poder pasar el nivel 23.

La cantidad de tiempo que se juega es otro de los factores que puede afectar la vida de los usuarios. Algunos individuos, incluso, postergan horas de sueño, que podría afectar el estado de ánimo y aumenta la irritabilidad y la ansiedad.

Jhael iba en el nivel 114 cuando decidió vincular el juego al Facebook de su hermano para conseguir más vidas. Pero este movimiento, hizo que volviera a empezar desde el nivel 1. Llevaba ya cuatro meses jugándolo los fines de semana, y alguna que otra noche.

Para Jhael Candy Crush es un reto y considera que este tipo de social game, “que es de retos” le deja una satisfacción al poder pasarlos. Asegura que si tuviera más tiempo libre jugaría más seguido.

“Aunque sea a paso lento, pero lo quiero acabar”. 

Posibles señales de que se está obsesionado

  • Invertir más de 4 horas por día.
  • Descuidar otras actividades importantes de su vida.
  • Proponerse no jugar o jugar menos, y no poder lograrlo.
  • Ponerse nervioso, irritable o angustiado si no puede jugar.
  • Mentir o mentirse sobre la cantidad de tiempo que estuvo jugando.
  • Retracción social de familiares y amigos.

Comments Off on La amarga vida del Candy Crush

Sorry, comments are closed.